Quedó la sensación que se podía más. La madrugada de este jueves varios fueron los que aplazaron el sueño y se mantuvieron pegados viendo a la televisión o el celular el encuentro entre Nicolás Jarry y el británico Kyle Edmund (14° de la ATP), que se llevó este último por un parcial de 6-7 (5) y 3-6 por octavos de final del Masters 1.000 de Shangai.

Durante la primera manga el nacional mostró un juego sólido e incluso tuvo dos juegos en los que le pudo quebrar a su rival, pero el británico se recuperó y se terminó llevando en el set en 50 minutos.

El segundo set parecía ver revivir a Nico, cuando le logró quebrar el servicio a Edmund, pero en el juego siguiente las cosas se equipararon con el quiebre de vuelta y de ahí en más no hubo caso. Jarry totalizó un quiebre de 5 posibles.

Fue una tarde un poco agraz para el chileno que justo hoy cumple 23 años y seguramente quería festejarlo con el pase a cuartos tras la gran victoria que consiguió en la ronda anterior ante el croata Marin Cilic, sexto del mundo, la mejor de su carrera.

Crédito: ATP.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here