Por Equipo Peloteros

Raheem Sterling, delantero del Manchester City, protagonizó la jugada más insólita y bochornosa de la fecha de la Champions League, en la victoria 6-0 ante Shakhtar Donetsk, y que algunos ya han calificado como una de las peores decisiones arbitrales en la historia del certamen europeo.

En un cobro inexplicable, que significó el 2-0 a los 24 minutos, el árbitro Viktor Kassai sancionó penal luego de que el jugador se cayera en el área tras golpearse con su empeine izquierdo cuando el defensor más cercano, Mykola Matviyenko, estaba a un metro de distancia. Nadie entendió el cobro.

Sterling, como era de esperar, alegó absoluta inocencia. No detalló si tropezó con una hormiga cabezona o fue otro organismo desconocido el que provocó su aparatosa caída. “Fui a golpear el balón y no sé que pasó. No noté que le diera. Se escapó la pelota. Le pido disculpas al árbitro”, afirmó Sterling en su declaración.

Mientras que el técnico Pep Guardiola reconoció que “no había sido penalti”, pero después desvió la discusión.  “Podría habérselo dicho al árbitro. Pero Milner también podría habérselo dicho a Mateu Lahoz el año pasado cuando tocó el balón y el gol subió al marcador”, dijo en referencia a una jugada clave en la eliminatoria que el City perdió contra Liverpool la pasada temporada: Lahoz anuló un gol de Leroy Sané por offside, cuando en la repetición se vio luego que había aprovechado un rebote en Milner.

Crédito foto: EIF Soccer

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here