Por Fabián Morales

No apta para personas con problemas cardíacos. La final entre Atlético Paranaense y Junior de Barranquilla por la Copa Sudamericana tuvo de todo: goles, jugadas polémicas, un error para la historia y una definición apasionante. En el Estadio Joaquim Américo Guimarães de Paraná, fue victoria del conjunto brasileño tras ganar por 4-3 en la definición a penales.

Atlético Paranaense partió siendo algo más claro en el juego y esa superioridad se vio reflejada en el marcador, tras el tanto de Pablo Felipe (27´), quien llegó a cinco goles en el certamen.

Junior empezó a acercarse al arco del portero Santos, pero sin claridad en el finiquito. Esa búsqueda se acrecentó en la segunda etapa, alcanzando el empate a los 58’ tras el gol del experimentado Teófilo Gutierrez.

Ambos equipos tuvieron opciones, pero el equipo colombiano parecía más cerca del tanto del triunfo. La igualdad 1-1 se mantuvo en la segunda etapa, mandando el partido al alargue, ya que la ida disputada en Colombia también concluyó 1-1.

En el tiempo extra, Junior dispuso de una opción inmejorable para obtener el certamen continental. El portero Santos cometió una falta sobre el colombiano Yony González en el área, ante lo cual, el árbitro nacional Roberto Tobar decretó falta penal para los cafeteros.

El mediocampista Jarlan Barrera tomó el balón para cobrar la falta, pero el colombiano mandó el balón por sobre el horizontal, desatando la fiesta en el local (111´).

En la definición a penales, Gabriel Fuentes y Teófilo Gutiérrez erraron sus lanzamientos y tras el penal final de Thiago Heleno, fue victoria de Atlético Paranaense por 4-3, resultado que provocará una fiesta eterna en Paraná, mientras que el vuelo de regreso a Colombia estará marcado por la tristeza.

Créditos: Copa Sudamericana / Conmebol / Marca

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here