Por Francisco García

El ambiente no es el mejor en el camarín de los bicampeones Golden State Warriors. La serie contra Los Angeles Clippers se ha alargado más de lo esperado y los jugadores se notan tensos.

Un episodio ocurrido este jueves graficó ese estado de ánimo. El técnico Steve Kerr estaba dando una entrevista y les pidió a sus jugadores si podían bajar el volumen de la música que tenían puesta durante el entrenamiento.

El DJ de turno era el siempre polémico Draymond Green, quien desafió la petición de su jefe y subió los niveles de su tonada. Kerr solo atinó a poner una cara extrañado.

No es la primera vez que ambos se cruzan. En marzo, el estratega fue captado por las cámaras de televisión diciendo “estoy cansado de las tonteras de Draymond”, luego de su jugador se mandase una embarrada en pleno partido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here