Por Francisco García

Los Golden State Warriors vencieron por 104 a 100 a los Houston Rockets en el primer partido de la serie de semifinales de la conferencia del oeste. El partido estuvo apretado y algunos cobros fueron polémicos.

Al menos eso pensaron las estrellas de los Rockets James Harden y Chris Paul. “A Scott Foster no lo deberían dejar arbitrar más”, dijo molesto la Barba.

Paul, por su parte, se agarró con los jueces durante todo el partido. En una jugada puntual, cuando restaban 4 segundos, terminó dándole un empujón producto de la frustración. Su castigo fue irse a las duchas antes de tiempo.

Y luego, al final del partido, imitó en forma de burla a uno de los árbitros.

La NBA no dejó pasar estas acciones y lo sancionó con una multa de 35 mil dólares, unos 24 millones de pesos chilenos. Lo bueno, para Paul, es que recibió suspensión de partidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here