Por Francisco García

La daga de Kawhi Leonard en el último segundo del séptimo partido entre Toronto Raptors y Philadelphia 76ers se convirtió en un clásico instantaneo de los playoffs.

Los cracks del equipo perdedor, por supuesto, quedaron con el corazón roto, pero ninguno sufrió más que Joel Embiid. El pívot camerunés no pudo contener la tristeza y se puso a llorar en la cancha, segundos después de consumada su eliminación.

Su rival Marc Gasol fue el primero en consolarlo. Se acercó a él, lo abrazó y le dijo unas palabras de aliento. “No voy a contar lo que conversamos, pero respeto mucho a Marc. Es un gran tipo”, comentó Embiid en la conferencia posterior al partido.

El consuelo del jugador español no fue suficiente para Embiid, quien siguió lagrimeando rumbo al camarín. Ahí se encontró con su novia, la modelo Anne de Paula, quien intentó calmarlo con caricias y uno que otro beso.

“Pueden echarme la culpa a mí. No quiero que hablen de rumores de sacar a nuestro técnico (Brett Brown) ni a nadie”, dijo Embiid.

Revisa las mejores jugadas del duelo entre Toronto y Philadelphia

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here