Por Francisco García

Kevin Durant no jugaba desde el 9 de mayo, en el duelo de segunda ronda del oeste antE los Houston Rockets. En ese partido, el alero se lastimó la pantorrilla derecha y pocos veían su retorno como algo posible.

La desesperación y el marcador adverso en las finales (3-1) ante Toronto Raptors lograron el milagro. KD salió a jugar el quinto partido y parecía mejor que nunca: anotó tres triples consecutivos.

Pero al inicio del segundo cuarto nuevamente se resintió la pierna derecha.

El crack no volvió a la cancha, se retiró del estadio en muletas y el pronóstico para su lesión al tendón de Aquiles indica al menos un año alejado del deporte mientras se recupera.

“Llevaba cuatro semanas recuperándose, se sentía bien y tomamos la decisión de que jugara con el equipo médico. No hay nadie a quién culpar”, se lamentó el presidente de los Warriors Bob Myers.

Este miércoles se vio una foto del basquetbolista recién operado, con éxito y ya se recupera para estar al menos una temporada más en los GS Warriors.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here