Por Fabián Morales

Otro título al alcance de la mano. River Plate derrotó a Estudiantes de Buenos Aires por 2-0 en el Estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba y avanzó a la final de la Copa Argentina, instancia donde enfrentará a Central Córdoba de Santiago del Estero, verdugo de Lanús. A pesar del triunfo, en las huestes millonarias quedaron con una sensación agridulce, ya que no mostraron el nivel que los caracteriza.

Imagen

El entrenador Marcelo Gallardo apostó por su bloque defensivo habitual (Gonzalo Montiel, Lucas Martinez Quarta, Javier Pinola y Milton Casco), dejando en la banca de suplentes al chileno Paulo Díaz. El formado en Palestino ha perdido protagonismo en los últimos encuentros, donde Gallardo ha buscado probar el equipo que jugará la final de la Copa Libertadores ante Flamengo.

A los 45+3’, Javier Pinola anotó el 1-0 para River, resultado con el que se fueron al entretiempo. A pesar de la superioridad a nivel individual, el cuadro millonario no logró romper en muchos momentos el repliegue defensivo del rival, que ratificó el buen nivel que había exhibido en el certamen trasandino.

Imagen

En los últimos minutos, Estudiantes reclamó por un gol anulado al delantero Lautaro Díaz, pero el árbitro Mauro Vigliano estimó que el atacante le había quitado la pelota al portero Franco Armani de forma ilícita. Finalmente, un contragolpe finiquitado por el volante Exequiel Palacios liquidó el triunfo millonario y la clasificación (90+6’).

Créditos: River Plate

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here