Por Fabián Morales

“En Inter le apodábamos Gabi-no-gol”. El técnico Frank De Boer comentó que ese era el sobrenombre de Gabriel Barbosa en su paso por el conjunto neroazzurro, donde fue criticado duramente por su bajo rendimiento. Este sábado, el delantero brasileño cobró su revancha personal, siendo la figura de la final de la Copa Libertadores, que coronó como campeón a Flamengo, tras derrotar por 2-1 a River Plate.

Desde el inicio, Gabigol fue protagonista. Al ingresar a la cancha del Estadio Monumental de Lima, el atacante tocó la Copa, hecho considerado popularmente como “mufa”.

Resultado de imagen para gabigol river plate toco copa

En la cancha, el delantero exhibió un opaco rendimiento durante los primeros 88 minutos. No había podido realizar ningún regate, alcanzó un bajo porcentaje de precisión en sus pases (cerca del 60% de efectividad) y no había podido superar a los centrales de River Plate en los duelos individuales. Para peor, su equipo perdía por 1-0 con gol del colombiano Rafael Santos Borré (14’).

Resultado de imagen para gabigol river plate

Sin embargo, en tres minutos, Gabigol cambió la historia para siempre. A los 89’, aprovechó una gran asistencia del uruguayo Giorgian De Arrascaeta para poner el empate parcial, mientras que a los 92’, se valió de su picardía como atacante para anotar el 2-1 definitivo.

Locura total del delantero, que en medio de la algarabía por el triunfo, fue expulsado a los 95’, al igual que en la victoria del domingo pasado ante Gremio por el Brasileirao (1-0).

Pitazo final y alegría desatada de Gabigol, que se convirtió en el goleador de la Copa Libertadores con nueve tantos en 12 partidos. ¿Su futuro? Parece cada vez más cerca de Europa, donde intentará convencer a De Boer y compañía que ya no es un “delantero anti-gol”.

Resultado de imagen para gabigol river plate

Créditos: CBC Sports / La Nación

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here