Por Fabián Morales

Una prueba de carácter. Así podríamos resumir la expedición de Universidad de Chile en la Quinta Región, tras derrotar por 2-1 a Santiago Wanderers, a pesar de empezar perdiendo y terminar con dos jugadores menos, debido a las expulsiones de Camilo Moya y Luis Del Pino Mago.

En el Estadio Elías Figueroa Brander, el local se mostró mejor en la primera etapa, pero no tenía la capacidad para resolver las jugadas en el área rival. A los 21′, el volante Camilo Moya fue expulsado en los azules tras una dura infracción, abriendo el naipe de posibilidades para los caturros, que finalmente lograron abrir la cuenta con el penal de Gustavo Lanaro (42′).

Con uno menos, la U exhibió una actitud totalmente distinta a la de mitad de semana por Copa Libertadores. Los laicos buscaron insistentemente el empate, a pesar de la desventaja numérica y lograron la igualdad a los 67′ con el penal convertido por Pablo Aránguiz, quien ha mostrado un notable rendimiento en su estadía en el CDA.

Golpeada por el tanto visitante, la defensa caturra no estuvo atenta en una pelota parada y el delantero Nicolás Guerra aprovechó un rebote para decretar el 2-1 definitivo (73′), dejando atrás una larga sequía goleadora.

No obstante, no sería fácil de conseguir este triunfo para los azules, ya que Luis Del Pino Mago fue expulsado a los 78′ por falta táctica siendo el último hombre, dejando al visitante con nueve jugadores. A pesar de los reclamos de la banca universitaria, la tarjeta roja fue ratificada tras la revisión del árbitro Cristian Garay en el VAR.

Los últimos minutos fueron de absoluto dominio local, que intentó derrotar la portería de Fernando de Paul con remates de media distancia y centros, pero sin ser efectivos.

Con este resultado, la U sumó nueve puntos y quedó puntera del Torneo Nacional por diferencia de gol (+7), a la espera del desarrollo del resto de la fecha.

Créditos: Roberto Sánchez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí