Por Álvaro Donoso 

Parecía una noche tranquila para Tigres en el Estadio Universitario de Monterrey. Se jugaba la vuelta de los octavos de final de la Champions League de la Concacaf y el equipo de Eduardo Vargas -quien ingresó a los 70’ en reemplazo del defensor Carlos Salcedo- ganaba cómodamente por 3-0 al Alianza de El Salvador antes de los 30′, sellando así su clasificación a la siguiente fase, luego de caer por 2-1 en la ida.

El ecuatoriano Enner Valencia había adelantado a los felinos a los 9′ y el francés André-Pierre Gignac aumentó las cifras a los 17’ y los 23’, llegando así a los 122 goles con los universitarios y superando de paso a Humberto Suazo como máximo goleador del Estado de Nuevo León, ya que ‘Chupete’ se quedó con 121 tantos con la camiseta de Rayados.

No obstante, esa fiesta se vino abajo con los sucesivos descuentos de Juan Carlos Portillo (33’ y 42’), que dejaron el marcador 3-2 y le otorgaban el boleto a la siguiente ronda al cuadro salvadoreño, gracias al valor de los tantos como visitante.

A pesar de los intentos, el marcador no se movía, hasta que llegó el último minuto de descuento, cuando un tiro libre servido por Turboman encontró la cabeza del arquero Nahuel Guzmán, quien subió hasta el área rival para poner el 4-2 final, que entregó el pase a Tigres a la siguiente fase con un global de 5-4.

El conjunto mexicano se enfrentará en la ronda de los ocho mejores con New York City FC, que dejó en el camino a San Carlos de Costa Rica luego de un 6-3 en el marcador global.

Créditos: López Doriga Digital

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here