Por Álvaro Donoso 

Son días complicados en Valparaíso. El pasado martes, Santiago Wanderers cayó por 2-1 ante Palestino en Playa Ancha, acumulando su quinto partido al hilo sin triunfos en el Torneo Nacional, además de seguir sin ganar como local en este 2020. Los caturros no pudieron aguantar la ventaja inicial de Enzo Gutiérrez (78′) y sufrieron otra desilusión, tras los tantos de Matías Campos López (81′) y Agustín Farías (94′). 

Quien no se mostró para nada contento luego del encuentro fue Miguel Ramírez. El adiestrador de los porteños expresó su molestia y puntualizó en los responsables, que a su juicio, fueron decisivos en una nueva caída del Decano.

“Nos cansamos de darle la pelota al rival”, arrancó señalando Cheito en la conferencia de prensa post partido en el Elías Figueroa Brander. Acerca de la infracción del defensor Ezequiel Luna que derivó en el penal que le dio el triunfo al Tino-Tino, el estratega manifestó que “no se ve en el fútbol profesional un penal así”, para calificarla más adelante como “una falta penal infantil de la Sub-10”.

Consultado si acaso piensa que se le acaba el crédito en la cabina técnica porteña, Ramírez apuntó que “lo tengo bien asumido y bien claro”, para rematar con el análisis del error de Soto que significó el empate parcial del visitante: “Preocupa por el carácter que un jugador tiene que mostrar en estas instancias. Nosotros nos permitimos no ir a un juego aéreo a ganar la pelota de cabeza y querer hacer una chilena”.

Créditos:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí