Por Patricio Figueroa | @patopeloteros

“Y sí, ha llegado la hora del adiós y así se acaba para mí; este camino, inolvidable y maravilloso de principio a fin. Muchas gracias”, escribió en una emotiva carta subida a redes sociales Aritz Aduriz Zubeldía, el zorro de San Sebastián que a sus 39 años se retira como leyenda del Athletic Club, club en el cual tuvo 3 etapas: 2002/03, 2005/08 y desde 2012 a la fecha.

Luego de 23 temporadas y 285 goles en 780 partidos oficiales disputados, el vasco que debutara en el modesto CD Aurrerá de Vitoria en Segunda B por la temporada 1999/00 y con tan solo 18 años, sorprendía marcando 8 goles en 25 partidos, lo que le valió para llegar en el 2000 al Bilbao Athletic, la filial vasca que lleva el nombre del club con sus palabras invertidas.

Luego de tres temporadas, saltó al primer equipo pero en 2002/03 solo jugó 3 duelos oficiales y partió al Burgos FC de la Segunda B, donde se encontró con el aumento de su nivel y clavó 16 goles en 36 partidos. Real Valladolid lo tuvo durante las próximas dos temporadas y en un irregular paso, consiguió 20 goles.

Volvió a Bilbao, con 3 temporadas completadas y un registro que lo acercó al nivel esperado para un delantero de 77 kilos y 1.81 mts. de estatura. Sin embargo, todavía no era suficiente para la consolidación, a pesar de ya enterar una década intentando ganar títulos sin éxito en su país de origen. Otra de sus particularidades: leyenda de barrio, ya que nunca salió de España. Las 23 temporadas las hizo en la península.

Una canasta de 22 goles y la sombra de Fernando Llorente, lo hicieron marcharse al Mallorca por dos temporadas y luego de inmediato, al Valencia por dos años más, antes de regresar a casa, después de comenzado el proceso de Marcelo Bielsa, de quien reconoció sentir admiración. “Pocas veces vi a un técnico detectar tantos detalles de lo que pasa en el campo, cosas que para la mayoría pasan desapercibidas”, dijo en 2014 durante una entrevista. Y lo convirtió en regalón el “Loco”, justo luego de dirigir a La Roja.

El mismo Jorge Valdano, lo destacó en una de sus apariciones en “El Larguero” de Cadena SER. El mismo Valdano que vio jugar a Iván Zamorano y como creció Raúl González en el Real Madrid, para muchos el club más grande del mundo.

Por allá por 2013, el canal oficial de La Liga de España lo entrevistó y sus cuñas son todas buenas, desde su conocimiento y apreciación por el deporte que eligió, tanto como la contundencia e implicancia de sus palabras sobre los demás vascos y vascas que pasaban por el club.

UN JUGADOR INFRAVALORADO

La crítica deportiva le carga penales perdidos, partidos malos y desapariciones en momentos importantes durante su trayectoria, que tuvo altos y bajos como todos los jugadores, pero que increíblemente luego de sus 35 años comenzó su “segunda juventud”.

En la temporada 2014/15 y la siguiente, se adjudicó el Trofeo Zarra como goleador nacional de La Liga. De hecho, tras conocerse su retiro, el entrenador Javier Clemente reconoció que Aduriz “es comparable con Zarra”, jugador mítico del cual lleva el nombre el trofeo al killer.

Y en sus últimas temporadas con el club de sus amores, nos dejó goles de alta técnica y disparos bateando de larga distancia, pivoteos en el área y asistencias fuera de ella, pero hay un tanto que dejó atónitos a todo el San Mamés: el gol acrobático que le hiciera en el último minuto al Barcelona, en la primera jornada de la temporada 2019/2020.

Incluso, ahora que lo verás sabrás que la calidad de ese tanto supera -para sus fanáticos- los cinco goles que le hizo al Genk por UEFA Europa League en 2016. Locura.

Por la selección de Euskadi siempre quiso jugar e increíblemente en el ocaso de su carrera, fue convocado por la selección española luego de sus temporadas de ensueño, al extremo de completar el plantel de la Eurocopa 2016, jugando 3 partidos sin anotar goles.

Ese mismo año eso sí, anotó sus únicos dos goles con la ‘Roja’: en el 1-1 a Italia disputado en Friulli y otro en el 4-0 a Macedonia, rumbo al Mundial de Rusia 2018. Un regalo para sus años de fútbol y entrega en el área rival.

Con 172 goles solo en el Athletic Club, se va siendo el sexto mayor goleador en la historia de la institución, y tercero excluyendo los torneos amateur. Un verdadero ícono.

Aritz Aduriz es un fenómeno futbolístico, aunque nunca fue un futbolista mediático, perseguido por las masas, ni una estrella rutilante, considerado siempre un jugador de equipo. La vanidad no es lo suyo y sus goles siempre los celebra abriendo los brazos, para acoger a los aficionados que comparten su alegría”, resume el libro “Un caso único” del periodista Jon Rivas

HILO | Revisa las siguientes recomendaciones para la nota especial

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here