Por Fabián Morales

La Eurocopa 2004 nos entregó grandes partidos, muchos de ellos inolvidables para los fanáticos de este deporte. Aprovechando la falta de fútbol por la pandemia del coronavirus, recordamos uno de esos encuentros que te enamoran para siempre.

República Checa y Países Bajos se enfrentaron el 19 de junio de 2004 por la fecha 2 del Grupo D, con la necesidad de sumar una victoria para encaminar su clasificación a la siguiente fase. Los checos llegaban con el ánimo a tope tras derrotar por 2-1 a Letonia en el debut, mientras que los tulipanes igualaron con Alemania (1-1).

El partido comenzó en favor del equipo holandés, que golpeó con los tantos de Wilfred Bouma (4′) y Ruud van Nistelrooy (19′). No obstante, los checos no decayeron ante la adversidad y fueron con todo en busca del arco de Edwin van der Sar​. El gigante Jan Koller anotó el descuento (23′) y dio inicio a un recital de fútbol por parte de los dirigidos de Karel Brückner, que contaron con un Pavel Nedvěd pletórico.

Por su parte, Holanda quería el triunfo para encaminar su paso a los cuartos de final del certamen europeo. En esa búsqueda permanente, los fanáticos de este deporte encontraron un duelo notable, con dos equipos que entregaron lo mejor de su repertorio, a punta de despliegue, talento, amagues, disparos ajustados y aún mejores atajadas.

A los 71′, Milan Baroš puso el empate 2-2 parcial, dejando el escenario abierto para cualquiera de los dos. No obstante, la expulsión del defensor John Heitinga a los 75′ liquidó a los holandeses, que además sufrieron con el cansancio de su mediocampo.

Finalmente, la aparición agónica de Vladimír Šmicer (88′) entregó el triunfo a los checos, que disfrutaron de una victoria histórica y el pase a la ronda de los ocho mejores de Europa. Solo la campeona Grecia pudo detener al equipo de Rosický, Nedvěd y Koller, que cayó en semifinales por la cuenta mínima.

Te dejamos el partido completo, para que lo disfrutes en este feriado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here