Por Álvaro Donoso | @shaqdonoso

En la retina de muchos hinchas del fútbol permanecen los relatos de Vladimiro Mimica. El comunicador puntarenense es célebremente recordado, por ejemplo, por su inolvidable relato de la final de la Copa Libertadores 1991, en donde Colo Colo se alzó por primera y única vez con el certamen continental.

Mimica también ostenta en su biografía haber sido uno de los pocos profesionales que cubrió in situ el Mundial de Inglaterra 1966 para la Radio Polar de su ciudad natal, de la cual también fue alcalde en el período 2008-2012.

Pero la trayectoria de Mimica también muestra en sus páginas un hito que aún es recordado por los más fanáticos: la cobertura de la Bundesliga. A contar de 1987, el programa “Fútbol Alemán” -primero por Canal 11 (hoy CHV) y luego por UCV Televisión- reunió al relator junto a Héctor “Tito” Awad y Miroslav Mimica para emitir en horario estelar los compactos de cada fecha. Ahí fue cuando se hicieron famosos algunos apodos de las figuras de la época, como el “Poroto” Hässler, Pierre “Migajita” Littbarsky, Harald “Tony” Schumacher o el “Mateito” Matthäus, por nombrar algunos de los futbolistas más recordados del certamen teutón.

Dicha labor fue destacada en el sitio oficial en español de la propia Bundesliga, donde es el mismo narrador quien cuenta en primera persona cómo era llevar hasta los hogares de miles de chilenos, las imágenes de un fútbol que, hasta ese momento, era prácticamente imposible de seguir en directo. “Los alemanes nos mandaban los vídeo-cassette (por avión) con unos compactos de aproximadamente 50 minutos (…). En ese tiempo no había ninguna posibilidad de ver fútbol internacional. ¡Ninguna, pues! Había una escasez de fútbol (en Chile) y considerando la potencia del fútbol alemán, y sus estrellas que venían del Mundial, se dio aquella gran posibilidad”, afirmó el relator.

Sobre la dificultad en cuanto a los nombres y apellidos teutones, además del nacimiento de los particulares apodos, Mimica señaló en la entrevista que “en varias oportunidades llamaba a la embajada de Alemania cuando tenía dificultades con los apellidos (…) Yo agregué dos o tres apodos, pero el resto eran influencia de Salcedo”, en referencia a su colega cafetero Andrés Salcedo, cuyo relato venía en las primeras cintas originales que llegaban hasta las respectivas casas televisivas donde estuvo al aire “Fútbol Alemán”.

Pero sin duda, el más particular de todos fue el caso de Norbert Nachtweih, exfutbolista de Bayern Munich y Eintracht Frankfurt, a quien “El cantagoles” hizo popular en nuestro país como “El espía que vino del frío”, en referencia a sus orígenes en Alemania Democrática. Fueron los tiempos en que el “Tuya, mía, para ti, para mí, TAC-TAC-TAC” trascendió nuestras fronteras y perduró en el recuerdo de la primera de las cinco ligas más importantes de Europa que volvió a la actividad en medio de la pandemia del coronavirus.

Créditos: Bundesliga

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here