Por Nicolás Apraiz | @nicoeac_

Arsenal se coronó campeón de la FA Cup tras vencer por 2-1 a Chelsea, consiguiendo su pase a la UEFA Europa League. El delantero gabonés, Pierre-Emerick Aubameyang, marcó los dos tantos de su equipo.

De este modo, los Gunners consiguieron su décimocuarto título de FA Cup y el primer trofeo de Mikel Arteta como DT en las vitrinas del Emirates Stadium.

Durante el desarrollo del partido, ambos elencos exhibieron algunas similitudes tácticas. Desde el esquema inicial (3-4-3), hasta la adaptabilidad en la salida de balón, el rol de César Azpilicueta y Kieran Tierney por sus respectivas bandas y el control sobre el doble pivote (Xhaka-Ceballos vs Jorginho-Kovacic).

SALIDA DE BALÓN

Ambos elencos intentaron salir jugando para, a través del juego asociado, progresar en la cancha y, en fase defensiva, presionar el inicio de la jugada de su adversario con marcas individuales. Arsenal tuvo mayores complicaciones en el comienzo del encuentro, debido a la presión adelantada de su contrincante.

En ese sentido, la diferencia la logró establecer el conjunto dirigido por Lampard en el 1-0: Azpilicueta abierto por derecha para liberar a Kovacic y así recibir el balón sin marca entre los centrales, para dar inicio a la jugada. La acción atrajo a los jugadores gunners y les permitió atacar a sus espaldas.

En tanto, la igualdad de Arsenal llegó tras un lanzamiento penal convertido por Aubameyang. Sin embargo, la jugada previa tiene como protagonista a Kieran Tierney, quien buscó en largo al delantero gabonés con una acción que Arsenal repite: el defensor se abre hacia la banda izquierda, permitiéndole, en este caso, a Maitland-Niles transitar más cerca del mediocampo o para atraer una marca por la banda que permite liberar otras zonas.

La banda izquierda fue un problema para Chelsea. Tanto Azpilicueta como James, no supieron medir bien las distancias para contener los intentos de Arsenal por esa zona ni leer los movimientos de Aubameyang, que a veces ofrecía apoyo y en otras ocasiones al espacio, donde es imparable.

CONTROL EN EL MEDIOCAMPO

A pesar de que ambos elencos intentaron mantener un control defensivo en mitad de cancha, el elenco dirigido por Lampard encontró más libertad para sacar limpio el balón desde el fondo y las vigilancias de Jorginho y Kovacic sobre Xhaka y Ceballos complicaron el inicio de jugada de los gunners, que no la pasaron bien en el primer cuarto.

Sin embargo, con el pasar de los minutos, Arsenal fue emparejando las acciones en esa zona y la figura de Dani Ceballos fue cobrando importancia: mejoró en la salida de balón, en fase defensiva, otorgó seguridad y supo zafarse de las presiones y conectar mejor con sus compañeros.

LESIONES JUGADORES CLAVES

Las lesiones de Pulisic y Azpilicueta afectaron el funcionamiento del juego de Chelsea, algo de lo que Arsenal sacó provecho. El futbolista norteamericano se mostró activo durante los minutos que estuvo en cancha, generando acciones interesantes junto a Mount y Giroud, tal como ocurrió en el 1-0. Tras su salida, Chelsea no encontró el desequilibrio necesario para marcar diferencias.

En tanto, la salida de Azpilicueta careció de naturalidad en sus movimientos y generó riesgos de pérdida del balón cerca del área de los blues.

PIERRE EMERICK AUBAMEYANG, CLAVE EN EL ARMADO GUNNER

El delantero gabonés demostró qué tan importante es para el esquema de Mikel Arteta. En la final de FA Cup, tuvo dos remates al arco y convirtió dos goles. Letal. El 2-1 fue una demostración de clase pura.

“Sabe lo que pienso de él. Quiero montar un equipo a su alrededor. Creo que se quiere quedar y que estamos a punto de llegar a un acuerdo sobre su renovación”, dijo Arteta sobre el #14 del Arsenal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here