Por Samuel Ferreiro | @samuelferreiro

Cuando Chris Paul fue intercambiado por Russell Westbrook a comienzos de temporada, muchos pensaban que su paso por el OKC Thunder sería breve. Que llegaría un equipo con aspiraciones de título y absorbería sus 38 millones anuales a cambio de jóvenes promesas.

Ese interesado nunca llegó y Paul se resignó a jugar a las órdenes del coach Billy Donovan, al mando del equipo desde 2015. Y sin que nadie diese un peso por ellos, se metieron en playoffs y estuvieron a punto de botar a Houston Rockets en la primera ronda.

Fue una campaña tremenda e inesperada y por eso también llamó tanto la atención la movida ocurrida días después de la eliminación. El técnico Donovan y la franquicia decidieron separar sus caminos, luego de 5 años y 5 viajes a los postemporada. La directiva quería renovarle y le ofreció una extensión antes del reinicio en la burbuja, pero finalmente acordaron zanjar el tema cuando terminasen de jugar. Donovan se une a Brett Brown (Philadelphia 76ers) y Nate McMillan (Indiana Pacers) en la lista de técnicos de equipos playoffs que no seguirán el próximo curso.

Sin el jefe en el banquillo, el foco recae sobre Chris Paul y su futuro. Los rumores de la prensa estadounidense aseguran que Milwaukee Bucks, Los Angeles Lakers y los propios Sixers están interesados en armar un paquete para traer al base.

Revisa lo mejor del Thunder en 2019-2020

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here