Por Ornella Schiappacasse | @maldiniofs

Como cada clásico mundial, no estuvo exento de polémicas. Barcelona y Real Madrid disputaron su duelo 245 en el marco de la séptima fecha de La Liga, donde los ‘merengues’ se llevaron a casa los tres puntos luego de vencer por 3-1 en Camp Nou, en el primer derbi hispano de la historia sin público en las gradas.

Los dirigidos por Zinedine Zidane tomaron la ventaja apenas a los cinco minutos de juego, cuando el uruguayo Federico Valverde marcó la apertura luego de una buena combinación con Karim Benzema. Rápidamente lo igualó Ansu Fati (8′), tras asistencia de Jordi Alba.

Sin embargo, a los 27′ de la primera fracción ocurrió una jugada de posible penal contra Lionel Messi. El atacante argentino se filtraba en el área de Courtois cuando fue derribado por Casemiro, quien en primera instancia tocaba el balón pero posteriormente se llevó puesto al capitán blaugrana. Juan Martínez Munuera, el colegiado en esta oportunidad, ni siquiera se dio tiempo para revisar las imágenes del VAR.

No obstante, cuando ya corrían 18 minutos del complemento el juez sí se valió de la asistencia para corroborar un agarrón de camiseta a Sergio Ramos tras un córner. Segundos más tarde, el propio capitán de los blancos se encargó de poner el 2-1 transitorio en el reducto catalán.

Imagen

Con los ánimos calientes, los dueños de casa siguieron en busca de los tres puntos que les permitiesen reponerse de la derrota ante Getafe en la jornada pasada, sin encontrar los espacios pese a su buen manejo de balón en la segunda parte.

Finalmente, Luka Modrić liquidó el partido (91′) y le aseguró el ansiado triunfo a los defensores del título, que estos puntos se instalaron momentáneamente como exclusivos líderes de la competencia, con 13 unidades. Por su parte, los catalanes hilaron su segunda derrota consecutiva y se posicionan en la décima casilla con sólo siete puntos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí