Por Óscar Buch | @elpipadelagente

El 1 de mayo de 1994 falleció trágicamente Ayrton Senna en el Gran Premio de Imola, conmocionando a los fanáticos de la Fórmula 1 y a los hinchas del Corinthians. El torcedor más famoso del Timão en aquella jornada se volvió eterno.

La historia de amor de Senna y Corinthians se forjó en la racha de 23 años sin títulos del club, cuando Pelé mandaba en el fútbol brasileño.

Viviane Senna, hermana del piloto, dijo en una entrevista a Radio Globo que “Corinthians fue muy importante para el carácter de Ayrton. Luchar, nunca rendirse pese a no ganar nunca”.

Senna se transformó en ídolo de Corinthians cuando fue visto correr en la Fórmula 3 de Gran Bretaña con la camiseta del club paulista bajo su uniforme de West Surrey Racing.

Tras su fallecimiento, Corinthians se transformó en el principal benefactor del Instituto Ayrton Senna. El equipo, además, sumó el casco de Senna al pequeño museo que tienen en Parque San Jorge, su centro de entrenamiento.

La selección brasileña de fútbol también tuvo un gesto importante con Senna, ya que le dedicó el Mundial de 1994 en plena cancha con un lienzo que decía “Senna, aceleramos juntos. El tetra es nuestro”, haciendo alusión al objetivo del piloto para esa temporada: ganar la Fórmula 1 por cuarta vez.

La relación entre Senna y el Timão parece indestructible. En 2014, todos los jugadores titulares del Corinthians salieron a la cancha a un partido de Copa de Brasil con réplicas del casco amarillo y azul del ídolo.

El último homenaje del club brasileño fue en 2018, cuando estrenaron una camiseta con la firma de Senna y 41 franjas doradas, recordando sus 41 victorias en Fórmula 1.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí