Por Ornella Schiappacasse | @ofsm_

Con un partidazo, Barcelona y Paris Saint-Germain -que contó con Christiane Endler los 90 minutos- nos regalaron una semifinal de infarto para definir al primer finalista de la Champions League. Con un marcador de 2-1, las catalanas sacaron pasajes para Gotemburgo el próximo 16 de mayo.

Con un arranque bastante punzante, las barcelonistas se hicieron rápidamente con el control del partido para aprovechar el nerviosismo de las parisinas que pese a tener dos primeros minutos muy buenos, se fueron desmoronando poco a poco. A los 8’ Lieke Mertens pondría de pie a las mil personas que asistieron al Johan Cruyff con un tiro ajustado al palo izquierdo de Tiane Endler que nada pudo hacer.

Un golazo que mantuvo la intensidad y sobre todo las transiciones rápidas en las locales para provocar las constantes imprecisiones en el PSG, a quienes les duraba muy poco el balón en sus pies.

Imagen

Como un balde de agua fría llegaría el segundo tanto para cosechar las buenas actuaciones que se habían realizado en las dueñas de casa. Y es que al minuto 31, una encendida Mertens nuevamente conectó un pase a la red para instalar el 2-0 parcial y tener tranquilidad de cara a lo que se venía.

Sin embargo, cuando se pensaba que las de París no tenían por donde dañar a sus rivales, por la vía aérea arribó el descuento que ponía al rojo vivo una digna semifinal de Champions. La goleadora Marie-Antoinette Katoto aprovechó una pelota que la zaga blaugrana pecó de confiada, nunca despejó tras el tiro de esquina y anotó el 2-1 parcial a los 34′ para posteriormente irse al descanso en España aún con vida.

Imagen

Con el complemento en marcha, el compromiso fue tomando más respiros en mitad del campo para plantear con más cautela lo venidero. Ambas arqueras fueron exigidas en el primer tercio de la segunda mitad, pero con confianza y determinación pudieron aguantar el resultado para sus equipos.

De ahí en más, las aproximaciones fueron de harto peligro en las áreas contrarias, no obstante las inexactitudes en los metros finales decretarían el 2-1 final y la clasificación de Barcelona.

Imagen

Con este pase a la final, las culés irán en busca de la revancha luego de haber sido subcampeonas en la edición 2018/19 frente al Olympique de Lyon. Por su parte, el cuadro francés deberá seguir luchando para volver a una final continental, que no logra desde 2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí