Por Óscar Buch | @elpipadelagente

Un completo desastre fue la reunión entre el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, la Conmebol y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF). La cita fue convocada por el mandatario brasileño para entregar el protocolo sanitario para la Copa América y entregar garantías para la organización del torneo.

El problema fue que invitaron a los 10 capitanes de las selecciones participantes y ninguno asistió, lo que provocó la ira de Bolsonaro quien le exigió al presidente de la CBF, Rogerio Caboclo, despedir al entrenador Tite por avalar la rebelión del capitán de la Scratch, Casemiro y sus compañeros de selección, los que han anunciado que no jugarán el torneo.

Bolsonaro no sólo se quedó en eso, también le pidió a la CBF armar una nueva nómina para la selección y propuso a Renato Gaucho, su amigo personal, como nuevo entrenador para Brasil.

La Conmebol también pidió a la Confederación Brasileña hacer todas las gestiones posibles para que Tite y Casemiro cambien de parecer y accedan a jugar la Copa América.

Recordemos que el jueves el director técnico de Brasil, Tite, adelantó que sus dirigidos estaban molestos por la organización del torneo en medio de la emergencia sanitaria por Covid-19 y el viernes Casemiro, dijo que su postura era clara y que el martes después de todos los partidos de clasificatorias darían a conocer su posición respecto al tema.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí