Por Ornella Schiappacasse | @ofsm_

Alemania consiguió aplastar a Portugal en la segunda fecha del Grupo F por 4-2 y dejó todo para que se definiera en el último duelo gracias al empate 1-1 entre Francia y Hungría -los otros integrantes del grupo- esta mañana.

En la etapa inicial del encuentro más llamativo de la jornada, Portugal fue arrasado por un conjunto germano que colectivamente se acercaba al arco de Rui Patricio sin mayores dificultades.

Pero como esto es fútbol, cuando Alemania gozaba del dominio del partido, llegaría una contra letal de los dirigidos de Fernando Santos a los 15 minutos que terminó concretando el inoxidable Cristiano Ronaldo para ponerse arriba en el marcador y silenciar por completo el Allianz Arena de Múnich.

Imagen

El match continuó con la misma dinámica hasta el descanso. Con un Robin Gosens y Gnabry muy activos en tres cuartos de cancha, los alemanes no bajaron los brazos hasta que cayó la igualdad que le permitió retomar la confianza a los 35′. Precisamente gracias al jugador del Atalanta se gestó el 1-1, quien centró desde la izquierda para que Ruben Dias convirtiera en propia puerta.

Un tanto que fue un balde de agua fría para los lusos, que no pudieron encontrar el rumbo del partido de ahí en más. Como si fuera poco, otro gol en contra cuatro minutos más tarde pero esta vez de Raphael Guerreiro mandaría a los protagonistas a los vestuarios con un 2-1 a favor de los de Joachim Low.

Imagen

El complemento apenas en marcha obtuvo ya la aniquilación y el camino a una goleada tremenda para los portugueses. A los 50 minutos, cayó el primer gol anotado por los alemanes en los pies de Kai Havertz que no tuvo que hacer más que empujarla para marcar el 3-1 momentáneo.

Abismalmente superior en todos los pasajes del cotejo, los tres veces campeón del certamen en disputa, siguieron plantando su juego en casa y disfrutaban la calma de ya estar sumando sus primeros tres puntos en la Eurocopa. Todo lo amarró a los 60′ el mejor de la cancha, Robin Gosens con un gran cabezazo puso el 4-1 en Múnich.

Sin embargo, los comandados por CR7 encontraron la segunda diana que les permitió ilusionarse a falta de 24 minutos para el tiempo reglamentario. Diogo Jota en la boca del arco clavó el 4-2 para despertar a sus compañeros.

Todo esfuerzo quedaría sólo en eso, ya que el compromiso finalizó con la goleada por 4-2 dejando en suspenso la definición para la última jornada, donde los de Santos deberán enfrentar a la campeona del mundo Francia y los capitaneados por Manuel Neuer tendrán que jugar ante Hungría.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí