Por Fabián Morales | @Fabianesfutbol

El fútbol brasileño suele sorprendernos con hechos bastantes particulares, sobre todo en el ascenso, esas divisiones donde la gambeta suele ser un elemento acompañado por actitudes de pichanga de barrio.

En el duelo disputado este sábado entre Fast y Penarol-AM, por la tercera jornada de la Serie D del fútbol brasileño, el portero Bruno Colaço vivió su día de furia. El guardameta de Penarol Atlético Clube cometió un penal, que fue sancionado con tarjeta roja por el árbitro Dagoberto Silva Modesto. Colaço, molesto por la decisión, reaccionó airadamente ante el referí y le terminó pegando un combo.

Según detalla Globo, los futbolistas buscaron disolver la pelea en un inicio, pero posteriormente fue necesaria la intervención de la policía para proteger la integridad del árbitro. Finalmente, Colaço abandonó el campo de juego, ante la solicitud de sus compañeros.

El encuentro concluyó con victoria de Fast Club por 3-2, ante un Penarol que seguramente perderá a su guardameta por varios partidos. Para la anécdota, el cuadro ganador tuvo como goleador a Jackie Chan, autor de un doblete…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí