Polémica en Sao Paulo. A pocos minutos de iniciado el duelo entre Brasil-Argentina por las Clasificatorias Sudamericanas, personal de Anvisa (Agencia de Vigilancia Sanitaria) se hizo presente en la cancha del Arena Corinthians para llevarse a cuatro jugadores argentinos, que habrían incumplido con los protocolos sanitarios brasileños.

Estos jugadores son Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía (los tres primeros titulares), quienes juegan en Inglaterra y estarían vulnerando la normativa local. Tras la irrupción del personal sanitario, el plantel trasandino se retiró de la cancha, a la espera que se resuelva la situación.

Posteriormente, Lionel Messi y Lionel Scaloni regresaron al césped, para conversar con el plantel brasileño y los funcionarios sanitarios, reclamando a estos últimos por la determinación de suspender el encuentro.

La cuenta oficial de la selección trasandina señaló que “el encuentro entre Brasil y Argentina quedó suspendido”.

Casi una hora después del horario de inicio del partido, Conmebol señaló que el encuentro quedó suspendido por decisión del juez principal. “El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes (…) Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución”, detalló el ente sudamericano.

Noticia en desarrollo… 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí