Por Óscar Buch | @elpipadelagente

La FIFA señaló este martes que se abrieron “sendos procesos disciplinarios” en contra de la Confederación Brasileña de Fútbol y la Asociación de Fútbol Argentino por la suspensión del partido clasificatorio del pasado domingo 5 de septiembre.

En un breve comunicado, la FIFA dice que “se ha pedido a ambas selecciones más datos sobre los hechos que causaron la suspensión del encuentro, a fin de que la Comisión Disciplinaria de la FIFA pueda recopilarlos y analizarlos exhaustivamente”.

En Brasil la CBF ya se puso el parche antes de la herida y ha hecho pública la información sobre el envío de 3 correos electrónicos de aviso a la AFA en donde se exponían los cambios en el control migratorio brasileño y puntualizando que ellos podían mediar ante el Ministerio de Salud para que los jugadores argentinos no tuviesen problemas para jugar el partido.

El primer email fue enviado el 5 de julio a la Conmebol y con copia a la AFA y la Federación Peruana de Fútbol, en la que se indicaba que el gobierno brasileño realizó cambios en su proceso migratorio y ahora exige cuarentena de 14 días a los pasajeros provenientes de Inglaterra.

El segundo correo fue enviado por la CBF el 11 de agosto en donde se entregó la misma información y se señaló que existía la posibilidad de pedir un protocolo especial para los jugadores que vinieran desde Inglaterra para que pudiesen jugar. Y el último email fue enviado el 2 de septiembre. 

La CBF puntualizó que nunca recibió una respuesta por parte de la AFA y que la única petición de mediación hecha por los argentinos llegó la noche del 3 de septiembre, cuando ya habían sido notificados del problema. 

Según la Confederación Brasileña de Fútbol, se hicieron las gestiones ante el Ministerio de Salud y la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, pero ambos organismos rechazaron la solicitud porque la documentación no estaba en regla (los jugadores no señalaron que venían desde Inglaterra).

En tanto, este martes Alex Machado Campos, director de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil, señaló que uno de sus fiscalizadores fue retrasado en su trabajo por la CBF y la CONMEBOL por más de una hora cuando se dieron cuenta que estaba ahí para controlar a Giovani Lo Celso, Emiliano Martínez, Emiliano Buendia y Cristián Romero.

Machado Campos también señaló que el fiscalizador “Yunes Baptista nunca tuvo acceso a los camarines y cuándo los equipos salieron a la cancha él tomó la decisión de ingresar y pidió que se le comunicara al árbitro por medio del VAR que no podía comenzar el partido, para realizar su operativo de forma civilizada”.

Según la Anvisa tanto la CBF y la Conmebol obstruyeron el trabajo del fiscalizador llevándolo a un palco para conversar. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí